<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Cave Stultum



Leyendo estos días por ahí, me he topado con un par de reflexiones sobre el significado de la  estupidez.



   En esta materia, como en tantas otras, me remito  a mi maestro Cipolla. En su tenebroso Las leyes fundamentales de  la estupidez humana,  distinguía cuatro tipos de personas , en función de su situación con respecto a dos ejes : uno que mide el beneficio o perjucio que sus acciones le reportan y otro que recoge los beneficios o perjuicios que  causan a los demás.

    Cave Canem


    Incauto: aquel que se perjudica a sí mismo, beneficiando al prójimo.



    Inteligente: aquel que se beneficia a sí mismo y también a otros.



    Malvado: quien obtiene beneficios para sí mismo, pero perjudicando a los demás.


    Estúpido : aquel que perjudica a otros, perjudicándose a la vez a sí mismo.





    He ahí la raíz de un comportamiento imprevisible y por tanto potencialmente devastador. Es la quinta ley (o fundamental) de Cipolla:el estúpido es el tipo de persona más peligrosa que existe.



Por cierto, que el título de este ensayo me llevá a cavilar si los animales podrían ser estúpidos. Pero supongo que el maestro Cipolla,  tan sutil como galán,  aludía de refilón a los Dioses.



Post-post: He introducido los cambios en la traducción que sugería Jueves Addams .





Etiquetas: ,

0 opinan

Responde