<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Opacidades

A veces, hablando con alguien que lee este blogo, me ha tocado oir que escribo reservón y opaco, que me oculto tras las ingeniosidades o las ocurrencias, que el Eme Hache persona se agazapa tras los temas de interés general o se traspapela entre citas e historias ajenas.
También me dicen que éste es un blogo donde lo mejor lo ponen los comentaristas, gente fascinante que sabe hacer de mis notas la excusa perfecta para --ellos sí-- brillar y vaciarse.
Y como no puedo estar más de acuerdo con lo último, me imagino que también tiene razón en lo primero (aunque las comparaciones puedan resultar odiosas).
2006 no ha sido un año especialmente bueno en esta Casa. Imagino que es el pudor lo que me impide a sacar aquí a relucir mis cuitas más que tangencialmente. Ya saben, aquí lo único que reluce son esos brillos craneales que le dan título. Pero también soy consciente de que --en internet como en todo lo demás-- uno saca de las cosas lo que es capaz de poner en ellas. Yo, supongo, no doy para más. Pero sí sé que este blogo y su gente me dan muchas alegrías, muchas risas y muchas satisfacciones.
Así que me resisto a renunciar al optimismo. Porque como dice el genial Andreu, "un optimista es el que sabe que las cosas siempre podrían ir peor" ("y un pesimista --aclara-- es el que sabe que siempre lo consiguen"). Por eso, porque pese a todo estas líneas --y más las de la cajita pequeña-- están bien amarradas en mis entretelas, quiero darles entrañablemente las gracias a los que forman esta tertulia a veces mordaz pero siempre cálida.

Feliz 2007 a todos.



© foto: Descalza

Etiquetas: ,

0 opinan

Responde