<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Sesión de noche



    Me gusta ir al cine los domingos por la noche, a la última sesión, casi siempre desierta, cuando se puede llegar sin antelación a ver pelis que a otras horas están petadas. Durante muchos años, fue el plan que compartía con mis padres, y ahora pienso en lo mucho que les debía agradar ese rato juntos. Ahora que me doy cuenta de lo que me gustaría compartirlo con mis hijos. Aunque reconozco que, la mayoría de las veces, era un plan para noches sin plan, y una forma de ver cine gratis. Y de asistir a la tertulia de después con adultos que tenían a la vez criterio propio y amor por las películas.
    Mantengo la costumbre, aunque no siempre con tanta regularidad como antes. Pero aun me gustan esas últimas sesiones de la semana. Aunque no siempre acierte uno con la película.
    El domingo pasado fui a ver Todos estamos invitados. De Gutiérrez Aragón me gustaron mucho en tiempos algunas películas: Maravillas, Sonámbulos,La mitad del cielo, incluso La noche más hermosa o hasta El rey del río. Ahora me doy cuenta de que hace bastantes años que no veo una peli suya.
    Todos estamos invitados trata un tema que me interesa, que me importa, incluso: la soledad de los amenazados por ETA en medio del silencio de los corderos y los ladridos de los chacales. Y tiene un protagonista que se hace creíble desde el primer momento (Oscar Jaenada, no Coronado, por cierto). Pese a las idioteces que le toca hacer. Porque la peli me pareció, ante todo y por encima de todo, boba. Un tema tan jodido contado con una historia disparatada y resuelto con un disparate de tal proporción que uno no da crédito. Salí del cine más atónito que cabreado.
    En la sala (madrileña) un espectador inició un aplauso solitario al acabar la proyección. Creo que pensé en voz alta: "No, chaval, una peli boba no es más que una peli boba". Lástima de ocasión desaprovechada. Y no lo digo por mi domingo.

© foto: Pierofix

Etiquetas: , ,

0 opinan

Responde