<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Pronósticos políticos

   
Tengo una larga y asentada trayectoria como pitoniso.  Aunque debería decir larga, asentada y fracasada. Estrepitosamente fallida. Como si tuviera vocación de pulpo Paul y en realidad fuera Rappel, aquel que según un titular de prensa "No adivinó que iban a atracarle". Porque aunque de vez en cuando me gusta hacer vaticinios, y este blogo ha recogido algunos, nunca acierto. Pronostiqué que Rato sería el sucesor de Aznar. Meeeec: error. Anticipé que la burbuja inmobiliaria pincharía en 2003. Que Rajoy no llegaría al gobierno. A la vista está. También que Rajoy renunciaría en el Congreso del PP en Valencia (2008) para dar paso a un candidato tapado: Meeeeec: error. Igualmente dije que Suma (Su Majestad) daría su último discurso navideño en 2011. Meeeeeec: nuevo error.
     En esto tengo casta de buenos galgos. Mi padre se tiró una noche veinte minutos al teléfono explicando minuciosamente a un amigo en Ginebra (la ciudad, no la bebida) las muchas razones por las que no era posible un golpe de estado en España, pese a los rumores que había recogido la radio suiza. Era el 21 de febrero de 1981.

     Esto sin contar con la cantidad de cervezas que he perdido apostando a resultados del Real Madrid (ya no apuesto: gracias a eso ha vuelto a ganar copas de Europa) o la Selección (idem del lienzo).
 
     Aún así, me divierte hacer este tipo  de pronósticos políticos. Y como me divierten, y no hago mal a nadie, salvo a mi inexistente reputación, e incluso pueden servir de guía sensu contrario, pues sigo haciéndolos, de vez en cuando.
      Así que comprenderán que no esperase acertar cuando el pasado lunes decidí anticipar la reacción del PSOE al descalabro general de las europeas, en estos términos: "Salen antes de las 2.00, para marcar el telediario, y salen con la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba y un congreso extraordinario para elegir a Susana Díaz." Así mismo, al filo de la una. En Facebook. Está escrito.

     Acerté. Y ahora sí que estoy acojonado.

© Ilustración: Jilipollo

Etiquetas: , ,

2 opinan

  • No sé qué decir, la verdad. Lo único que me preocupa es tu acojone.

    Anonymous peke a las 8:22 p. m.       
  • Es esta la razón que me impulsa a seguir jugando a los ciegos, aunque me temo que si me tocaran varios millones de euros también me a acojonaría; acertar o no acertar nunca se sabe lo que es peor...pero en nuestra naturaleza está un incontenible espíritu lúdico.

    Anonymous Anónimo a las 8:30 p. m.       

Responde