<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Tierra batida

nadal


         A veces me sorprendo evocando, sobre la pista, los partidos que vi disputar de crío, en aquellos clubs de tenis donde aún era obligado vestir de blanco y en los que siempre había un bar donde nos cobrábamos la cocacola que era nuestro premio por ver --el mundo al revés-- jugar a los mayores. En muchos de esos clubs aún se jugaba sobre  tierra batida y por eso, no puedo evitarlo, el polvo rojo sobre unas zapatillas blancas representa para mi  la quintaesencia química del tenis.
        Con el tiempo, he llegado a ser un practicante asiduo pero mediocre de este deporte-juego, aunque ya rara vez en tierra. Como espectador, hace años que dejó de divertirme la competición sobre pistas rápidas, donde todo se resuelve en un saque de espeluznante potencia y un par de raquetazos. Me quedo a lo sumo a ver a las chicas, con un juego menos rotundo pero más vistoso.

        Hoy, asistiendo desde el televisor a una lucha sin tregua ni cuartel entre Nadal y Paul-Henri Mathieu, he recordado que esa tierra roja simboliza la sangre que late bajo una cancha de tenis.

Post-post: La final, mañana domingo 11 de junio.
Post-post-post: ¿Qué les dije? Y ahora, a por el Mundial.
audio

Etiquetas:

0 opinan

Responde