<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Regalos (2)

   "A veces, algunas veces, -- cantaba Maria Ostiz-- el cantor tiene razón...".
   "¡Por eso folla con él!" -- bramaba el coro de los borrachos.

   No es que venga ni de lejos al caso, pero la locución adverbial "algunas veces", con la que iba a empezar este texto, indefectiblemente despierta esta asociación en alguna región de mi --ay-- ya renqueante memoria. O sea, que algunas veces la vida se empeña en concentrar sus chistes macabros en un corto lapso de tiempo, otras se muestra pródiga en regalos con igual desviación típica, y otras por fin combina alegrías y pesares en las dosis medias habituales. Hará como un mes tocó concentración de fules, pero esta semana han llovido, literalmente, los regalos. Les dejo una lista.






*Una antigua empleada me hizo llegar su recuerdo en forma de anuario;
*Mi Espía favorita, una nueva prueba de su amistad en formato PDF;
*Un viejo amigo me trajo de Sicilia un muestrario de fotos de Battaglia;
*Otro más joven, aromas del conde  Grey de un viaje a Londres;
*Uxía, un ejemplar de sus Vidas exemplares.
*Mi hijo mayor (y el pequeño), una webcam pirateada de su Play.
*Bloglines, la noticia de la vuelta de un blogo demasiado tiempo parado.
*La Empresa la promesa de un juguete nuevo.


     No  crean que no ha habido marrones--y alguno muy doloroso-- pero por una vez los regalos ganaron por goleada. Y como soy un tipo agradecido, quería dejar constancia pública.

Casi se me olvida: Dosdedos me regaló este cártel de una quedada, y Nuala la amenaza de que vendrá.
             audio

Etiquetas:

0 opinan

Responde