<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Señales de vida


    En estos días --meses, supongo, ya-- ando como volado. Entre la adaptación a los cambios, los agobios de trabajo y algo también con el dinero -- que me sienta fatal, después de tantos años libre de esa preocupación-- y cierto sentido de necesidad de encontrarme a mi mismo, de aprender a reconocerme en el nuevo espejo, la verdad, ando volado.
    Lo noto en algún abandono de cosas que me importan, aunque en diferente grado: cierta desidia respecto al trabajo, pereza infinita para agarrar el teléfono y quedar con los amigos, el mantenimiento de este blog.... Hay al menos una buena amiga a la que le debo una carta tan larga que me da miedo que se haya olvidado hasta de esos atrasos; otra que está tan embarazada y exultante (y guapa) que me gustaría plantarme a la puerta de su casa a compartir el gozo; varios más que me necesitan pero respetan esta vena taciturna; una partida de póker pendiente desde hace meses; dos o tres invitaciones a cenar que nunca se concretan. Estar sin ADSL en casa tampoco ayuda, pero es verdad que me proporciona tiempo que dedico a leer, a escribir, a jugar con los enanos. Por cierto, que a alguno sé que le interesa: Primeras Nieves progresa. Mucho: pronto habrá envíos.
    Poco más: echo de menos parte de mi vida electrónica de antaño, pero la necesidad de encontrarme un hueco pesa más. Estoy bien: algo autista, pero sereno y feliz. Creánme: no se mete uno en fregaos para estar peor de lo que estaba.
    Pues eso. Que tenía ganas de contarlo.



Etiquetas: ,

1 opinan

Responde