<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Grandes inventos de la Humanidad



    Cavilaba el otro día --o quizá lo leí hace tiempo en alguna parte-- que hay dos clases de inventos: aquellos que nos permiten hacer lo mismo que ya sabíamos de una forma más eficaz (y eficiente) y los que nos permiten hacer algo completamente nuevo. Digamos el fuera-borda y el globo aerostático.
    De los primeros, se me ocurría que había a su vez dos clases: los que permiten hacer algo con las mismas partes del cuerpo y los que introducen formas de hacerlo con partes distintas. Llamemosle por ejemplo homotopos y heterótopos. La cocción de los alimentos o la bicicleta serían ejemplos de lo primero. En cuanto a los segundos, pensaba que son especialmente importantes los que permiten emplear para la misma tarea partes, digamos, menos nobles del cuerpo: hacer con los pies lo que sin ellos hacíamos con las manos, o con un dedo lo que antes requería dos brazos fuertes. La lavadora, por poner un caso, o el cubo de basura con pedal.
    Claro que pensando ejemplos se me vino a la cabeza la excepción que confirmaría la regla. Sí, eso mismo: el mando a distancia.

Etiquetas: ,

0 opinan

Responde