<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Love-Hate


    Viendo ayer a los seguidores del Barça celebrar ayer su séptimo y último título consecutivo (enhorabuena, Pajarraca), me acordaba de algo que escribió hace muchos años Vázquez Montalbán (cómo he añorado en estos días su columna en defensa de Garzón): que a medida que avanzamos hacia un Estado federal, a España ya sólo le quedan tres instituciones unificadoras: la Monarquía, la Guardia Civil de Tráfico y la Liga Española de Fútbol (ahora llamada Liga de Fútbol Profesional).
     Al contemplar al alegría desbordada de los culés, sección borrokarra incluida, me preguntaba qué pasará el día que el gozo de alzar la copa no pueda salpimentarse con la satisfacción extra de habérsela ganado a este Real Madrid tan lleno de agujeros como una obra de Ruiz Gallardón.
     La verdad, no me imagino a un nuevo Eto'o gritando: "Bayern, cabrón, saluda al campeón". Rima igual, pero no es lo mismo.
    Como en La noche del cazador, el odio es una pieza tan indispensable como el amor en el engranaje de carne y hueso que vertebra lo mucho que queda de esta España tan deshuesada. Mal que les pese a los militantes del nacionalismo central o periférico.
     Así que me permito dar una sincera enhorabuena a ese Barça elegante de Guardiola, de Messi, de Iniesta, de Xavi, de Ibra y de Pujol que nos ha hecho creer de nuevo que el joga bonito puede ser algo más que un slogan. Porque mientras la rivalidad Barça-Madrid siga emocionándonos como un Duelo en OK Corral, España está a salvo. Bueno, y mientras existan la Guardia Civil de Tráfico y UNED, si se me permite la frivolidad. De la Monarquía, si les parece, hablamos otro día.

Etiquetas: , ,

3 opinan

  • Yo me alegrado con lo del Atlético.

    La Noche del Cazador es una de las mejores películas que se han hecho jamás.

    Anonymous Nuala a las 2:13 a. m.       
  • ¿no se llama Liga BBVA?
    Ya no se respeta ni lo más sagrado. ¿eh?
    Les mandaba yo un predicador silbante que los ponía a todos en su sitio.

    Anonymous Pola a las 10:00 a. m.       
  • Gracias, mi amor

    Anonymous Pajarraca a las 12:19 p. m.       

Responde