<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Un Harry Potter en Terramar


    Desde que leí el primer Harry Potter (esos que tanto le gustan a Peke), me extrañó que nadie sacara a colación el (para mí) evidente parentesco de la historia del niño en la escuela de magia con uno de los clásicos de una clásica de la ciencia-ficción (un vicio de juventud casi abandonado): Un mago en Terramar de Ursula K. Le Guin.
    El "parentesco" (no he dicho plagio) es tan evidente --y mucho mayor que otros en la larga lista de semejanzas e influencias-- que pensé que seguramente alguien lo habría descubierto antes, y en efecto así era. De hecho, pensé que el silencio de los interesados (los herederos de la LeGuin) debía obedecer a un pacto entre caballeros que les comprometiera a la discreción a cambio de alguna migaja de los descomunales beneficios de la Rowling. Se han visto en los tribunales acusaciones de plagio mucho más disparatadas (como la que recibió Javier Cercas por plagiar la vida misma) y por migajas mucho más insignificantes. Las que puede dejar caer el enorme pastel de la Rowling lo mismo equivalen más sabroso de los royalties generados por la autora de La mano izquierda de la oscuridad.
    El otro día, salió el tema en una deliciosa sobremesa entre amigos, y me propuse indagar algo más.
    Y resulta que la propia LeGuin (que aún vive) ha hecho alguna declaración al respecto. No se considera "despojada" por la Rowling, pero sí tiene algo que decir:

Rowling "podría haberse mostrado más gentil con sus predecesores. Lo que me resulta increíble es que algunos críticos destacaran la maravillosa originalidad del primero de sus libros. Tiene muchas virtudes, pero la originalidad no es una de ellos. Eso fastidia."


Llámenme suspicaz, pero para mí que ésto no hace más que avalar mi teoría.


Etiquetas: , ,

2 opinan

  • Pues había oído hablar de Terramar, pero no sabía que iba sobre magos.

    De todas maneras, a mi Harry Potter siempre me recordó a Torres de Malory o las gemelas en Santa Clara, de Enid Blyton... Quizá el exceso de hombres en la familia os ha impedido crecer leyendo semejantes horteradas (pero qué bien nos lo pasábamos leyéndolas, oiga)

    Anonymous Pola a las 7:10 p. m.       
  • Una palabra para ti: MERCADOTECNIA.

    Terramar, el ciclo de la historia de Terramar vio la luz en 1968 y seamos honestos, en esos ayeres ni soñar con la publicidad que hoy día reciben libros como Harry Potter (El cual me parece lectura de niños y punto) o Un Crepúsculo (El cual me parece lectura de idiotas)

    Un mago de Terramar no solo es literatura fantástica sino que te desafía a razonar y pensar, para por medio de esto llegar a la comprensión del desenlace.

    Desgraciadamente hoy lo que vende es lo que idiotiza la mente o sirve para esquivarse de esa incomoda tarea que es pensar.

    Blogger Juan a las 5:36 a. m.       

Responde