<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Mapa de la vida

    Hay infinidad de contratiempos que pueden fastidiarte un día; hay unos cuantos problemas capaces de tenerte preocupado durante semanas o incluso meses. Pero sólo se me ocurren  cuatro o cinco cosas que verdaderamente puedan joderte la vida. Tal vez no siempre, tal vez no a todo el mundo, pero sí a la mayoría de nosotros: una enfermedad paralizante, la muerte temprana de un hijo, las asechanzas de la locura, el desempleo prolongado, la experiencia del horror --la tortura, el asesinato, el miedo--  en carne propia.

    De sobra sé que esa es una lista para habitantes integrados del primer mundo, y que es importante subrayar el pueden: no a todo el mundo, no siempre. Aún así,  no creo que  nos costase ponernos de acuerdo en el catálogo. Sin embargo, hoy me apetecía pensar más bien en las tres o cuatro cosas capaces de arreglar una vida. De darle sentido y de hacer que merezca, por encima de lo cotidiano, la pena.

    La lista esta vez , ¡qué curioso!,  es más difícil. Enamorarse es una de ellas; criar bien a un hijo también; probablemente salvar una vida. Pero de lo que estoy seguro es que algo como ésto puede perfectamente, digan lo que digan los hipócritas,  arreglarte la existencia.


Etiquetas: ,

0 opinan

Responde