<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Tres patitos

Escribir esta bitácora me ha proporcionado grandes satisfacciones:
*demostrar a esos capullos de la oficina que se cachondean de mis ocurrencias a la hora del café que hay gente (ustedes) a quienes inexplicablemente les interesan;
*averiguar cómo se buscan con Mr. Google imágenes en escala de grises;
*disminuir mi ya prácticamente inapreciable productividad laboral a niveles francamente vergonzosos;
*aliviar mi soledad ambiental en los raros viajes fuera de la cueva;
*comprobar cuántas erratas caben en un texto tan breve;
*localizar tres o cuatro servidores de fotos francamente fantásticos;
*ser invitado a desternillantes quedadas (donde todo el mundo acaba follando, salvo los de siempre, claro);
*ratificar que --una vez más-- el tamaño importa, y que a muchos les resulta ofensiva una lista de enlaces tan corta;
*acabar de convencer a mi Santa de que me falta un hervor (o dos);
*afinar mi pericia con los adverbios y los sinsentidos;
*comprobar que hay gente más pirada que yo, pero también otra mucho más lista (y aprender de toda ella);
*hacer algun@s amig@s, con A mayúscula y conocer a mucha gente interesante (dije interesante, Maruxiña, no estresante);



Por eso, en la número 222 de estas Ideas Brillantes, quería daros las gracias a todas las personas que las leeis, y más a los que las comentáis (incluidos los robots), dedicar un recuerdo a algunas que venían por aquí y ya no vienen (snif),  suplicaros (de rodillas, si hace falta) que no me abandonéis y que traigáis a vuestros amigos de visita, y aclarar de una vez por todas que los brillos a los que alude el título de esta bitácora son meramente externos. Craneales, vamos.
   Besos y abrazos, compañer@s. De corazón.

0 opinan

Responde