<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

...esas...

(viene de Quítame allá)


    Algo de historia.
Durante una parte importante de mi vida, las pajas fueron lo más parecido al sexo que tenía a mano (ya saben a qué me refiero).  Así que le daba al tema, lo reconozco. Vaya si le daba. No tanto como aquel amigo al que interrogaba una compañera ingenua pero con curiosidades de confesor:
--Lo normal, veinte o treinta al día.

    No. Eso no es normal. Ni siquiera en mi agitada -- ¿no meneada?-- adolescencia.
    Luego, a medida que me volvía sexualmente más sociable (y saciable, me temo), las pajas han seguido estando ahi, como complemento, como sucedáneo y como recurso de urgencia. Personalmente, les encuentro algunas ventajas de consideración:
*disponibilidad: no requieren grandes esfuerzos logísticos, encontrar contraparte, un lugar adecuado para el intercambio y un horario compatible. No, son los más parecido a un aquí te pillo, aquí te mato.
*variedad: con el sólo estímulo de la imaginación, unas fotos o unos videos, uno puede acceder (virtualmente, eso sí) a una gama de situaciones sexuales  impensable. Woody Allen (ya hablamos del tipo) decía que él hacía pelis para poder besar a mujeres que de otro modo no le dejarían ni arrimarse. Bien, pues la imaginación nos las pone al alcance (de la mano)  por un presupuesto muy inferior al de un corto. De cerveza.
*cultura:  en mi caso, me resulta muy estimulante la narración escrita (más que la fotográfica, mejor a su vez que la audiovisual) , así que acabé reuniendo una antología notable de pasajes sugerentes de la literatura universal. Nunca llegué a terminar ninguno de los Trópicos de Henry Miller, pero pónganme (en las manos) un ejemplar y les localizaré dos o tres extractos muy jugosos.
*seguridad: el riesgo de contraer ETSs por contagio mano-polla es francamente bajo.
*limpieza: siempre más fácil que desprenderse de un perfume, borrar las manchas de carmín y cambiar las sábanas. Un suponer.
*legalidad: ningún juez en su sano juicio (valga la redundancia)  disolvería una sociedad de gananciales por culpa de unas pajillas.


(continuará)

Etiquetas:

0 opinan

Responde