<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Incertidumbre




     Sólo se me ocurren ideas-mate, en estos días de gris plomo y salpicaduras de lluvia. Tengo un par de proyectos en el telar y me cuesta lo indecible darles el primer empujón. Lo urgente se come de nuevo a lo que importa.
     Pero de todas las ideas-mate, la que más me cuesta desanidar tiene que ver con ellos. Con su evidente nerviosismo, aunque como siempre se den la vez para sacarlo a relucir; la fragilidad del mayor, que en estos días encuentra excusa en cualquier nimiedad para echar a llorar. El enfurruñamiento permanente del pequeño, capaz de renunciar a lo más anhelado --la competición, la golosina-- por no dar a torcer el brazo, y de musitar un ¡me importa! que significa exactamente todo lo contrario.
     Me muevo en el asedio cotidiano de la incertidumbre, entre el temor apenas disimulado a estar metiendo la pata de continuo, la angustia de ignorar las fronteras de su sufrimiento y la sospecha que aun así debería mostrarme sólo fuerte, sereno y cariñoso.
     Sabía que el camino iba a ser largo. Duro. Incierto.
     Empieza la cuesta arriba. Deséame suerte.



© foto: SacaSonrisas

Etiquetas: ,

3 opinan

Responde