<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Conexiones



    Una amiga, de religión ingeniera, me ha regalado El señor Ibrahim y las flores del Corán; el libro, no la peli, que sólo empecé a ver y me quedé con ganas de terminar. Como las lecturas brillantes tienen más telarañas que el coño de la madre Teresa, lo cuento aquí. Me encantó el regalo, por varias razones: primero porque fue un porque sí, sin más motivo que compartir algo que le había gustado, y esos son los regalos que me encantan. También porque, por algún extraño motivo, pocos de mis amigos se atreven a regalarme libros: tal vez creen que ya los habré leído, o que no me van a gustar y se lo diré además con esta desagradable franqueza que según creen que debería meterme por el culo. Y es verdad que se lo digo, pero es también cierto que me encanta compartir lecturas: por eso precisamente regalo (y presto, que viene a ser lo mismo) tantos libros. Por último, pero no menos importante, porque este es una joyita: se lee en un patada, es tierno, divertido, con una buena historia y sólo levemente pretencioso (el autor, hay que decirlo, es francés).

    A ver, entendámonos: no estoy hablando de La balada del café triste, o Los pasos perdidos. No, es una obra menor, una joyita, no una joya. Bisutería fina si quieren, con algo de plata y piedras semipreciosas, azuladas como la calle Azul dónde transcurre la historia. Con humoradas tales como oir al señor Ibrahim decir que si el fuera un hombre guapo como Marlon Brando... y recordar que en la peli lo encarnaba Omar Shariff. Me recordó, en contraste y porque también es breve (afortunadamente, en este caso), otro libro que leí hace no tanto por insistente recomendación de otra amiga y del que me consta que se han vendido cienes de miles: una tal Seda. Pretencioso, vacío, triste, tramposo y sin rumbo. Y encima el autor ni siquiera tiene la excusa de ser francés.
    Pero ¿saben? Me han entrado unas ganas horribles de llamarla --a esa otra amiga-- para recomendarle al señor Ibrahim y a Momo. O incluso regalárselo. Y como no sé si está en uno de esos viajes lejanos que tanto le gustan, no me atrevo.
    Así que lo pongo aquí por si acaso asoma y lo lee. Y porque a la amiga (de religión, ingeniera) que me lo regaló sí que le puedo dar las gracias por escrito.

    Y luego, me voy unos días a Galicia, que ya la estaba echando de menos.
    A la vuelta les cuento.




© foto: Ruffian

Etiquetas: , ,

6 opinan

  • ¿Te apasiona la lectura? ¿Te gusta escribir?
    Éste es tu foro. ¡Entra y regístrate!
    http://ciudaddelasletras.foroactivo.net
    Te esperamos ;)

    Anonymous La Ciudd de las Letras a las 8:55 a. m.       
  • oeoeoeoeoeeeee

    :D

    (y me apunto el libro para echarle un vistazo)

    Anonymous Nuala a las 7:40 p. m.       
  • No tiene mala pinta. Y yo también digo oeoeoeoeoeoeoeoeoeoeoeoeoe. :)

    Anonymous peke a las 8:23 p. m.       
  • vaya verano! dos libros regalados en una tiradita de blog!!

    Blogger manuel_h a las 9:37 p. m.       
  • Fuentes bien informadas cuentan la anécdota de la siguiente manera.

    Dos novios con sus dos amigos de testigos y el cura abriendo el expediente matrimonial en la parroquia de la novia.

    El cura pregunta, primero al novio y luego a la novia.

    Cuando le pregunta a ella:

    - ¿profesión de fe?

    Ella responde:

    - ingeniera industrial

    En fin, que si que había atenuantes, pero yo no los recordaba bien, lo que se entiende dadas las circunstancias :-)


    Me alegro de que te gustara el libro. Acabo de verme la peli en DVD y también me ha gustado mucho.

    ¡abrazos ingenieriles!

    Blogger Anónima a las 1:35 a. m.       
  • ¡OTRO!

    Libro

    Viaje

    .....

    No son ideas brillantes a los 40
    es ...

    Blogger MBI a las 9:27 p. m.       

Responde