<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Caseta



    
Al otro lado de la barrera, la Feria del Libro se ve igual de hermosa, abigarrada y absurda. Estuve firmando ejemplares el domingo por la mañana, bendecido por un tiempo tibio, bien acompañado por las mujeres de 451, ansioso y feliz. Me imaginaba sumergido en un acuario, sin parar de charlar con los parientes y amigos --muchos-- que se habían acercado, y firmando dedicatorias como si no hubiera hecho otra cosa en la vida. Sin dejar a la vez de observar con ojos de pez a los viandantes, los remolones que curioseaban a ver quien era el firmante, las curiosas que remoloneaban tratando de recordar si era famoso de la tele (demostrable), a las que ni siquiera se detenían, a los que se detenían a mirar un escote, a los que se atrevían a tomar el libro, voltearlo, examinarlo y luego volverlo a depositar en el montón atroz de lo por vender.
    El montón fue bajando a lo largo de las dos horas que anduve por allí. Gracias sobre todo a los amigos y parientes --muchos-- que se habían tomado en serio mi invitación a acompañarme a la fiesta. También vendí un par de ejemplares a desconocidos, y hablé con una lectora entusiasta a la que le estaba encantando el libro. Una gozada, la verdad.
    Aunque entiendo que haya quien sufre en este ritual de las firmas. Los he visto. Y me repetí, para que no se me olvide, que tener lectores debe de estar muy bien, pero es mucho mejor tener amigos.

© foto: Cuatrojos

Etiquetas: , ,

2 opinan

  • Me encanta que te haya gustado la experiencia. Bicos.

    Anonymous peke a las 8:54 p. m.       
  • ¿Sabes? A la inversa también funciona.
    Conocer a escritores está bien.
    Tener amigos que escriben, es mejor.
    :)

    A mí también me encantó tu libro, por cierto. :)

    Anonymous Nuala a las 2:32 a. m.       

Responde