<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Memorias

 
Cuando me atasco con las lecturas de novela, suelen tentarme las memorias y biografías. Y ahora estoy requeteatascado.
    Hace un tiempo hablaba de las Memorias de un revolucionario, de Victor Serge, densas y repletas de testimonio sobre los mundos turbulentos de entreguerras. Después, me recomendaron mucho  Doble esplendor, de Constancia de la Mora, una crónica que tiene muchos contrastes con la anterior: memorias de una mujer, de clase alta --nieta de Antonio Maura--, politizada de rebote y finalmente activa defensora de la República en medio de nuestra guerra civil. Sin embargo, me choca que me la recomendaran tanto, especialmente alguien que debía saber lo mucho que refleja este libro la versión canónica del PCE de la guerra, la revolución y sus traidores (POUM y CNT en primera fila, como agentes provocadores del fascismo). Lo que me gusta más del personaje es en cambio el relato de lo privado: la crianza rodeadas de criadas, las monjas carcas en el Madrid de comienzos de siglo, el primer matrimonio con un señorito gorrón, el amor redentor del aviador Hidalgo de Cisneros... Y algún desliz idiomático que me recuerda a los míos de juventud: "Cuando Ignacio apareció en el dintel de la puerta de la cocina..."[523]
     El libro, como digo, no me acabó de convencer, aunque lo liquidé de punta a cabo en unos días.

     Por el mismo camino va, y con mucho más disfrute, una pequeña joya del género: En movimiento, del doctor Oliver Wolf Sacks. Ya les contaré.


© foto: 

Etiquetas: , , ,

1 opinan

  • A mí también me gustan los libros de memorias.

    Anonymous peke a las 1:39 p. m.       

Responde