<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

La carretera



     Termino de leer La carretera, de Cormac McCarthy, empujado por el entusiasmo del camarada Ike y de otros Don Nadies. El caso es que el libro atrapa y estremece en su sencillez: un hombre sin nombre, un niño que es su hijo --lo imagino con diez años, pero podrían ser menos o más-- y una carretera sin coches. El resto no lo cuento para no estropeárselo.
     Aunque me tropezaba con el inglés varias veces en cada página --en la biblioteca sólo quedaba disponible el ejemplar en V.O.--, he disfrutado mucho estremeciéndome con esta historia. Tengo, no obstante, dos peros. Uno va con el final, así que no diré mucho más. El otro, y creo que tiene que ver, es que no tengo claro si he leido una estupenda novela, o una estupenda novela de género. Ya sé que a muchos les parecerá una distinción pedante --¿dónde he leído algo sobre la pedantocracia?--, pero para mí tiene sentido. Me encantan muchos géneros, la ciencia-ficción el que más, pero entiendo que la Literatura sólo entra en el género cuando lo pone patas arriba.
     Con The road reconozco que aún no lo tengo claro. Y cuando me siento tentado de echarle la culpa al inglés --a mi insuficiente inglés-- recuerdo que a Coetze también lo leí en original, y sí que supe lo que tenía entre manos. Y ese final... no sé. Cuando lo decida se lo cuento.
    Por cierto, que ayer en El País había al menos tres textos dedicados a la traducción: uno largo de Umberto Eco, otra mención en el artículos de Javier Marías y un hermoso artículo dedicado a Marta Rebón --la traductora de Vasili Grossman-- o tal vez a Elvira Lindo a propósito de Marta Rebón. Pero el caso es que yo sé de alguien que se habrá alegrado de que los verdaderos hombres y mujeres invisibles del libro reciban algo de atención.



© foto: HighWayGirl67

Etiquetas: ,

2 opinan

  • Disgrace si te pareció "de género"?
    Y si la respuesta es SI... de que género?
    ¿Y por qué?

    Anonymous nadie tiene curiosidad a las 12:31 p. m.       
  • Ya te digo que estoy dudando... y seguramente no podría decirlo con certea, porque la línea que separa la literatura con L de la de la l es fina, y a veces puramente subjetiva.
    Ahora, si fuera de género, la almacenaría en eso que se llama Fantástico o tal vez Ciencia-Ficción, que suelen andar parejos.
    De hecho, en algunas cosas --la desolación, sobre todo-- me recordaba a Ursula K. LeGuin, The left hand of darkness (será que también la leí en inglés).
    En todo caso, probablemente sea una discusión puramente pedante.

    Blogger MH a las 1:21 p. m.       

Responde