<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Leer de oídas

 
Recientemente he descubierto el goce de leer de oídas. En mis trayectos en bici al trabajo, o en los paseos solitarios, la compañía de los audiolibros hace que el tiempo pase volando. A veces,  me deja una sonrisa en la cara mientras escucho un párrafo particularmente brillante; otras, me  invita a volver atrás para repasar un pasaje que no he captado bien. La idea me la descubrió mi prima C., que se hace acompañar por lecturas grabadas de clásicos de la literatura inglesa mientras se enfrenta a las tareas del hogar, y ahora me asombro de que tardara tanto en hacerla caso.
    Estoy rodeado de oyentes asiduos de radio, y por supuesto de amantes de la música. Para mi, sin embargo, leer de oídas es un placer infinitamente superior, en el que eliges lo que escuchas --sin quedar al albur de la programación del día como en la radio-- y escuchas algo que apela a tu razón, no a los sentidos. Ahora estoy con Surely you're joking, Mr. Feynman, pero tengo en cartera un buen puñado de los ensayos de Stephen J. Gould, y ya he empezado a rastrear en otros cotos. Podcasts, por ejemplo.
    Y casi sin darme cuenta he encontrado el medio de espantar uno de los miedos que  me acechan al pensar en la vejez: que la vista me prive de la lectura. La tecnología, es cierto, no siempre es el progreso, pero a veces es un gran invento.

© fotoRichard Hartt

Etiquetas: ,

1 opinan

Responde