<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Buenos tiempos?





Malos tiempos para la lírica

Ya sé que sólo agrada
quien es feliz. Su voz
se escucha con gusto. Es hermoso su rostro.

El árbol deforme del patio
denuncia el terreno malo, pero
la gente que pasa le llama deforme
con razón.

(...)

En mí combaten
el entusiasmo por el manzano en flor
y el horror por los discursos del pintor de brocha gorda.
Pero sólo esto último
me impulsa a escribir.



     Ésto, seguro que lo sabes, es un viejo poema de Bertolt Brecht, un pajarraco que vuelve de vez en cuando por aquí, supongo que porque lo leí en esa edad en que los versos se te graban a fuego. Porque encajaba, me temo, con lo más parecido a una sensibilidad que he tenido nunca. El caso es que no parecen tiempos para sonreír; y no, no lo digo porque planee sobre nosotros la amenaza de la segunda entrega de El Debate. Ni porque si viene la crisis va a haber dos o tres cosas que se van a poner muy feas. No, ya sabes que soy un optimista inveterado. Pero ¿sabes? esta mañana, camino del laburo, los mínimos brotes que despuntan verdes en las ramas filosas de las acacias renegridas y el manto florido recién estrenado sobre los almendros me han recordado que la primavera llegará, más temprano que tarde. Y me han alegrado el día. Así que, hoy por hoy, dejaré en paz a los aprendices de la brocha gorda y me pintaré con rotring una sonrisa de oreja a oreja.

© foto: Emily's Mind

Etiquetas: , ,

Incertidumbre




     Sólo se me ocurren ideas-mate, en estos días de gris plomo y salpicaduras de lluvia. Tengo un par de proyectos en el telar y me cuesta lo indecible darles el primer empujón. Lo urgente se come de nuevo a lo que importa.
     Pero de todas las ideas-mate, la que más me cuesta desanidar tiene que ver con ellos. Con su evidente nerviosismo, aunque como siempre se den la vez para sacarlo a relucir; la fragilidad del mayor, que en estos días encuentra excusa en cualquier nimiedad para echar a llorar. El enfurruñamiento permanente del pequeño, capaz de renunciar a lo más anhelado --la competición, la golosina-- por no dar a torcer el brazo, y de musitar un ¡me importa! que significa exactamente todo lo contrario.
     Me muevo en el asedio cotidiano de la incertidumbre, entre el temor apenas disimulado a estar metiendo la pata de continuo, la angustia de ignorar las fronteras de su sufrimiento y la sospecha que aun así debería mostrarme sólo fuerte, sereno y cariñoso.
     Sabía que el camino iba a ser largo. Duro. Incierto.
     Empieza la cuesta arriba. Deséame suerte.



© foto: SacaSonrisas

Etiquetas: ,

Tambores lejanos


    Asisto risueño al entusiasmo que entre cierta izquierda patria (y no, no hablo ahora de Fidel Castro) suscita el candidato de color oscuro a la candidatura demócrata de los EE.UU, Barack "Barry" Obama. Y no es que el tipo me disguste, al contrario: para empezar, no saben la ilusión que me haría topar en distritos electorales más cercanos con alguien que consiguiera despertar mi entusiasmo, aunque sea con un semi-vacuo "Yes we can". Y reconozco que el tipo tiene swing.
     Pero no deja de ser llamativo que ninguno de los dos candidatos a la candidatura se oponga a la pena de muerte (aunque Barry parece tener algunas reservas). Son cosas que dan idea de cómo está el patio. Y que luego venga McCain a decir que los EE.UU. se van a quitar de torturar presos. Genial.
     Aunque avanzamos algo: el Tribunal Supremo de Nebraska (no sé si para el estado o toda la unión), ha decidido que la silla eléctrica es un poquito brutal (¿por qué no probaron la versión ecológica-Simpsons, activada por placas solares?), y Nueva Jersey se convierte en el primer Estado en la intemerata de cuarenta años en abolir la pena. ¿Avanzamos? Maybe we can.


© foto: EFE

Etiquetas: ,

Tangados



    Camino del laburo me topo con los vestigios de una manifestación de estafados indignados. Ya saben, los de los sellos y los cuadros,que les tangaron los ahorros que pusieron a revalorizarse al 15 por ciento anuo.
    Unas pegatinas tirando a zafias que juegan con el dedo medio del símbolo del PSOE. Se ve que están cabreados, los tíos. Figúrense: debió palmar cada uno unos cuantos kilos de las antiguas.
    La verdad es que no me dan ninguna pena. Y me toca los cojones que unos pavos que pretendían llevárselo crudo, imagino que primos de los que no tienen el menor empacho en rezar la letanía del “con IVA o sin IVA”, y manejar la pasta negra como otros zampamos el arroz negre, ahora le vengan con las reclamaciones al maestro zapatero. A ver, lo diré más claro. Sólo se tima al que pretende timar al prójimo.
    Así que...que pidan que los metan en la cárcel.
    Pero que no me toque a mí devolverles la pasta.




© foto: James Cauty

Etiquetas: ,

Curiosidades



     Exprimo unas deliciosas naranjas cordobesas –con el dulzor añadido de lo que uno hurtó con las propias manos— y me apresuro a beber el zumo, por aquello de que las vitaminas se pierden en un visto y no visto.
     ¿O tal vez no? Porque una naranja no parece exactamente un recipiente hermético capaz de retener contra su voluntad a la fugaz vitamina C. Pero quizá se trate simplemente de uno de esos procesos tan habituales también –ay— entre los seres vivos: la pérfida oxidación. Indago un poco. Ajá: así que esa era la clave.
     Visto así ¿entonces el ácido ascórbico sintético que se añade a tantos productos es, por así decirlo, inoxidable?
     El mundo es un parque temático para una mente curiosa. No olviden de disfrutarlo



© foto: Gutter

Etiquetas: ,

Ocupado



     Yo no quiero ni libre ni ocupado, ni carne ni pecado, ni orgullo ni piedad. Yo no quiero saber por qué lo hiciste; yo no quiero contigo ni sin ti. Eso cantaba Sabina (y cantaba aún mejor la Niña Pastori), y luego lo agarró un taxista para hacer un blog que ganó un premio, lo que me recuerda... Pero eso es otra historia.
    El caso es que la editorial A Fortiori, después de sacar una hermosa colección de cuentos a favor de todas las familias, y un precioso libro-viaje de Bilbao con textos de Xabier DoCampo e ilustraciones de Xosé Cobas con uno de esos títulos que uno mataría por tener --Hoy voy a entrar en tu pasado-- sigue explorando en las fronteras donde el papel impreso no se distingue tanto del código html.
    Allí, A fortiori y su editora y factotum han descubierto --ahí es nada-- un nuevo género: la literatura de evacuación.
    No evasión, ni desde luego victoria, sino evacuación. No hace falta explicarlo; baste decir que el primer título de la serie se llama Ocupado I.Lecturas breves para el WC. Y les juro que funciona: yo lo tengo colgado del práctico cordel con el que se comercializa, y aprovecho para ponerme al día en curiosidades del mundo animal, prodigios de la ciencia y aforismos para todas las edades. A mi hijo mayor le encantó saber que la guerra más corta del mundo no pasó de los 38 minutos, pero el mayor se descojona con la traducción al inglés de "Tres brujas suizas miran tres relojes Swatch. ¿Cual de las brujas suizas mira cuál reloj Swatch". Yo tengo mis favoritos, pero se lo contaré en otra ocasión.
     Y mientras esperamos a la edición del segundo libro de la serie (Ocupado Dos Palitos), me alegra infinito saber que el primero va por la segunda edición. Que aunque no es un trabalenguas, sí es una buena noticia.
     Por cierto, y por si quiere tomarlo en cuenta, propongo uno de mis textos favoritos de esos que rulan por la red: mi variante cervecera de la autoayuda.



© foto: Fedewild

Etiquetas: ,

Traición



     Una vez me regalaron una de esas libretas, ya saben. Un regalo especial, para un proyecto especial. De una persona especial, claro. Si es que eso quiere decir algo que no sea que es alguien a quien hemos querido. Queremos.
     Luego, el proyecto se acaba, las personas se alejan. No, los sentimientos no se enfrían.
     Y me encuentro tratando de tomar notas para estas ideas brillantes en aquella libreta. Y no puedo evitar pensar que cometo alguna variante no tipificada de traición.





© ilustración: Steeve-O

Etiquetas: