<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Temores


    
Dicen los que entienden que el mayor gozo del lector maduro estriba en la relectura.
     Otro placer más del que nos privará el alzheimer.
© foto:Masked Malayan

Etiquetas: , ,

Reiteraciones


     El camarada de Pavese es un libro peculiar, alejado de toda forma de propaganda y hagiografía, narrado con una distancia estremecedora… Allí, un tal Scarpa le explica al joven Pablo –un hombre pegado a una guitarra que acaba encontrando una conciencia—que la historia se repite.

-- ¿No sabes que una historia vuelve por los menos dos veces? Primero en serio, luego en broma. Es como un muerto, un ahogado que vuelve a flotar.

     Hablan de mujeres, claro. Pero aunque Pablo no lo sabe, Pavese sí: Scarpa cita una frase muy conocida con la que Karl Marx abre El 18 Brumario de Luis Bonaparte. :
"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa."
     En realidad, la idea de que la historia se repita debería ser muy poco marxista. Pero esto le ocurre bastante a los escritos del propio Marx, sobre todo los periodísticos o históricos: que son muy poco marxistas. La idea de la repetición, el ciclo del tiempo, la rueda de la historia, casa mal con el esquema de la sucesión de los modos de producción, que se mueve más bien en la onda del tiempo como flecha.
     Con todo, resulta difícil sustraerse a la fascinación de esa idea de que la historia, como los éxitos de Hollywood, conoce una primera encarnación dramática y otra en tono de parodia.
     Lo pensaba hace unos días, leyendo sobre las insurgencias de los policías en Ecuador, o, más allá, el golpe de Honduras de 2009. Coups d’etat de opereta (como el de Luis Napoleón), a años luz de distancia de los espeluznantes golpes latinoamericanos de casi toda la segunda mitad del siglo XX.
© foto: Franz Xaver Winterhalter

Etiquetas: , ,

Botellón


    Llevo tiempo con ganas de volver al blogo, y dedicar cada día un rato a pensar textos, leer lo que otros piensan, recuperar a los viejos blogueros y buscar algo de lo que hacen los nuevos, que seguro que será fresco y jugoso. De hecho, mentalmente voy tomando notas para escribir, pero las dejo olvidadas en algún rincón de la cabeza. Así que apenas hago otra cosa que acariciar esas ganas.
     Pero sigo sin red en casa (sin red, sin lámparas, sin mesa de comedor, casi sin sofá...), así que me cuesta enhebrarme a la rutina.     Aún así, me queda el picor (o prurito) de mantener esta casa de Brillantina abierta, aunque sea por el procedimiento de abrir cada dos semanas o tres la ventana para que corra el aire. Esta vez la excusa es la imagen que llega a mi correo.
    Se titula: "La vida se resume en cuatro botellas". Quien me la manda concluye con pena que vamos por la tercera...Pero yo, con ese optimismo cenizo que me caracteriza, no puedo evitar pensar que es precisamente la tercera la más larga y apetitosa de las cuatro. Y la más diversa, también: en mi carro de botellas hay más variedades de cerveza, y nunca faltan destilados para tomar solos o en combinado. Jack Daniels, por ejemplo, con dos hielos gordos.
    ¡A su salud!

Etiquetas: ,