<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

El movimiento...


...se demuestra andando (aunque no todo el mundo se sepa el dicho).
     El caso es que aparte de reflexionar, opinar y leer sobre el M15M, lo que más me ha llegado es la apelación (a todos nosotros) a echar a andar, a involucrarnos en la medida de nuestras posibilidades, a arrimar el hombro, dar un paso al frente, echar una mano, tener algo de cintura (y buen culo para las asambleas sentados en la acera), ponerle corazón pero también cabeza, frenar la lengua y, también, ¿por qué no? echarle huevos/ovarios. O sea, poner el cuerpo a trabajar, no solo el cerebro.
     Así que aquí me tenéis, buscando compatibilizar horarios para visitar Sol (¡gran decisión la de levantar la acampada así y ahora!), o hasta Plaza Cataluña, la asamblea de mi barrio y ahora uno de los grupos de trabajo de ésta.
     Cualquiera que conozca las actuales, o se haya chupado horas de las viejas, sabe que las asambleas son tediosas a menudo, dispersas, fáciles de reventar y difíciles de conducir...pero veo tanta voluntad de participar, tanta sensatez colectiva, tanta necesidad de transformar lo básico y al mismo tiempo tan poca urgencia, tanta calma y tan poca resignación...que cada vez que me siento tentado de cabrearme con las dos horas largas en las que apenas se ha decidido nada pienso:
     a) peor era antes, que tampoco decidíamos nada y cada uno andaba en su casa;
     b) los procedimientos están, la voluntad está: saldrán los consensos;
     c) Y sobre todo: ¿cuántas veces no habré sentido el malestar de no estar trabajando para todos, no sólo para mi, ni siquiera para otros pocos concretos? ¿Cuántas veces no he tenido que desoirla, ante la decepción con los cauces para materializar esa necesidad? Y ahora que me creo el cauce, y me creo la llamada ¿voy a mantenerme a la espera? ¡Ni de coña!
    (¿CONTINUARÁ?)

Etiquetas: , , ,

0 opinan

Responde