<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

TV y cultura



    En estos tiempos en que está tan de moda denostar la televisión, y a los bienpensantes se les llena la boca de la palabra basura para calificar aquellos segmentos de la programación que gozan del favor del gran público, quisiera reivindicar, a la antigua, el poder formativo del gran medio de comunicación de nuestros tiempos.
    Un aparato que está ya en todos los hogares españoles, incluso por duplicado, que acompaña las horas de ocio de nuestros compatriotas --como sana alternativa a la odiosa taberna y el oscurantista salón parroquial--, que nos brinda una ventana abierta a otras realidades, a otras culturas, a otros mundos que están en éste (mayormente en la afueras de Milwaukee). Un escaparate al orbe ancho y ajeno no puede dejar de ejercer un poderoso efecto cultural, que amplia los horizontes y eleva el nivel de conocimientos de unas gentes que difícilmente accedían a los depósitos de saber impreso tradicionales o a los más modernos de las redes. ¿Alguien puede dudar que televisión sea igual a cultura?
    Que se lo pregunten si no al gachó que, tras descerrajarle una docena de tiros a un celador de un hospital que accidentalmente atropelló a una niña en Sevilla, responde a una pregunta del fiscal en el juicio con lengua estropajosa pero perfecto conocimiento de nuestro ordenamiento jurídico:

    -- Me agarro a la quinta enmienda.

    Y ante el estupor de los letrados, maravillados y quizá íntimamente celosos de que un palurdo de esta categoría tenga acceso a los arcana iuris, repite:

    -- Que me agarro a la quinta enmienda.

Con dos cojones. Para que luego digan.

Etiquetas: ,

1 opinan

Responde