<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Hermano



    Ya, ya sé que lo imaginabas, pero en realidad Manu y el Microbio no existen. Pero hubo un par de hermanos hace algunos años a los que les pasaron algunas cosas parecidas a las que se contaban en Primeras nieves.
     El mayor de los hermanos cumple hoy un año más, pero no un año más cualquiera. Éste, y los que vengan después, que serán muchos, son medio de regalo, porque anda por la vida con órganos prestados: un milagro de esos de la medicina.
     Nunca nos llevamos del todo bien, ni siquiera en los tiempos en que éramos inseparables y compartíamos mote familiar. Luego, las vidas, los intereses, los amigos, las carreras, todo corrió por caminos cada vez más alejados, anque cada tanto se cruzaban de formas extrañas y sorprendentes. Curiosamente, más de una vez me tocó hacer de hermano mayor, aunque a él nunca acabó de convencerle.
     Me acuerdo ahora de sus pelos crespos y sus gafas gruesas, sus fantasías animadas y esa audacia sin convicción que sacaba a pasear en los momentos más inoportunos. Me acuerdo sobre todo de las charlas en tono quedo en la habitación de las camas-nido, cuando las luces se habían apagado y las risas y los almohadazos enterraban en complicidad todo un día de piques y juegos.
     Felicidades, chaval.




© foto: Hourman

Etiquetas: ,

6 opinan

  • Tus últimos textos, entran dentro de mis favoritos, que lo sepas.

    ¿eres el de medio¿ noooooooooooooo

    yo te hacía de los míos.

    Blogger burma a las 2:02 p. m.       
  • Los regalos de vida, son los mejores, aunque algunos de los tuyos, como éste creo que se podrían a añadir a esa categoría.

    jeje, eso de ser el pequeño y hacerse el mayor, me suena de algo ;)

    Besitos y felicidades a los dos¡

    Anonymous Brisa a las 9:45 a. m.       
  • pues felicidades, mira, compartimos signo del zodíaco (si es q eso tiene importancia alguna, pero es ´simbólico).
    me gustó el post.
    besos

    Blogger siloam a las 1:51 p. m.       
  • Felicidades.
    A los dos. :)

    Y tiene razón Burma. Estos últimos posts son muy muy bonitos.

    Anonymous Nuala a las 12:59 a. m.       
  • Vaya..gracias.
    La verdad es que uno nunca es buen juez de lo que escribe.

    No como los cabrones del jurado del premio al que presenté Primeras Nieves. :D

    Anonymous MH a las 11:32 a. m.       
  • Felicidades, che.

    Blogger Peke a las 10:48 a. m.       

Responde