<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Lemas (3)


    
© MH+ con foto de : Consume Hasta Morir.org

Etiquetas: , ,

Aportación a un debate sobre los medios



     La Defensora del lector de El País plantea hoy la necesidad de un debate urgente sobre las raíces la desconfianza del M15M respecto a los medios. Del todo de acuerdo. Y esta es mi contribución a ese debate.


     Los medios, como los partidos políticos y sindicatos, como muchas organizaciones e instituciones, están desconcertados con el M15M: por inesperado, por desarticulado (pero potente), por su falta de cabezas visibles y su manifiesta desconfianza hacia muchas de las reglas del actual juego político. Los periodistas, incluso los que simpatizan con el movimiento (y es de suponer que sean cerca del 80%, como en el conjunto de la ciudadanía), se sienten desconcertados y también dolidos por la desconfianza de muchos de los "indignados" (¿una etiqueta neutra?¿adecuada?: es la que siguen utilizando mayoritariamente) respecto a los medios, algo que interpretan (en parte con razón), como desconfianza hacia la honestidad y profesionalidad de una mayoría de periodistas.
    Sin embargo, las quejas del movimiento ante los medios (y en especial los grandes medios y los grupos mediáticos) están basadas en realidades que nadie conoce mejor que los propios periodistas, porque son ell@s quienes las sufren a diario:
     a) Peso de consideraciones políticas impuestas por los jefes de redacción o directores de informativos (ver Telemadrid, pero no sólo);
     b) Incapacidad para sacar adelante noticias que colisionen con los intereses económicos del medio (u otros del grupo, en su caso), incluidos sus socios o mayores anunciantes.
     c) Primacía del periodismo de decaraciones (¿por qué ese empeño en hallar "portavoces" del 15M?) y retroceso del periodismo de investigación.
     d) Dificultad para publicar opinión (en las tribunas correspondientes) para firmas que no sean las consagradas y temas que no sean los de la agenda del medio.
     e) Primacía del periodismo-espectáculo, frente a las noticias de calado (¿peleas en el parlamento de Taiwan? :lo que tiene imagen salta a titulares en los telediarios; eso lo sabe bien quien pidió helicópteros para llevar diputados al Parlament).
     f) Falta de garantías en el ejercicio de la independencia del periodista.
     g) Dictadura de lo nuevo (noticioso) sobre lo importante.
     h) Presencia desproporcionada de guerras mediáticas que sólo interesan a los propios medios (audiencias, guerras de egos, fichajes de firmas, etc.)


    De esos males, entre otros, nace buena parte del malestar de muchos lectores/oyentes/espectadores con respecto a los medios, y muy en particular respecto a los grandes medios y grupos mediáticos: es difícil hurtarse a la impresión de que forman parte del conjunto del sistema político, en clara colusión con los grandes partidos (que les proporcionan/niegan informacion privilegiada, acceso de lujo, concesiones administrativas --en mercado audiovisual--, publicidad institucional, subvenciones u otras fuentes de apoyo o beneficio), y están por tanto muy directamente interesados en el mantenimiento del status quo, al que contribuyen desde sus plataformas como "cuarto poder".
     Dos ejemplos: el ansia de los medios por tener portavoces del movimiento y la exigencia de muchos editoriales de que éste presente un programa formal y articulado para el debate. En cuanto a lo primero, es llamativo que quienes tanto se lamentan del periodismo de declaración y rueda de prensa no sean capaces de entender que lo que les toca es, precisamente, hacer trabajo de periodistas: bajar a la calle, mirar, hablar con unos y con otros, recoger información, contrastarla y elaborar...noticias. Respecto a la exigencia de objetivos y de un programa, es un poco lo mismo, y tiene que ver con la necesidad de seguir alimentando primeras planas y titulares: "¿por qué no nos dan lo que queremos?" --parecen decir algunos. Pues, sencillamente, porque el ritmo y las prioridades del movimiento son otros.
Como los de la inflación, las reformas educativas u otras muchas cosas importantes en la vida.
     Esto, obviamente, no quiere decir que pueda ni deba prescindirse de la prensa, ni de los medios. Tampoco de la profesionalidad de los periodistas. Al contrario, son hoy más necesarios que nunca, como los buenos políticos: pero nos cuesta encontrarlos en el actual sistema.
     Al igual que en materia política, no se quiere otra democracia de dudosa inspiración, sino MAS democracia de la que ya tenemos. No queremos OTRA libertad de prensa, sino MAS libertad de prensa: medios que salvarguarden la independencia de los buenos periodistas, que no jueguen mil juegos en otros mercados que no sean el de la información, que huyan de las colusiones con los políticos y sepan que la función crucial que ejercen en una democracia, exige un ejercicio de responsabilidad y honestidad que no siempre vemos en nuestros medios.

Soy miembro del movimiento 15M.
Publico mis opiniones en un blog con el pseudónimo MH.
Estoy dispuesto a revelarle mi identidad a efectos legales, si es que desea tener en cuenta estas opiniones.
Pero no tengo el menor interés en firmarlas con mi nombre y apellidos.

(¿CONTINUARÁ?)

Etiquetas: , , ,

Y voces


     En contraste con el silencio de muchos de los intelectuales de cámara (o camarilla) de la izquierda tradicional, agrada y conmueve el hecho de que muchas de las voces de referencia y los apoyos intelectuales del movimiento vengan de los ancianos de la tribu, jubilados que se resisten a cerrar la boca y los ojos: Sampedro, Hessel, Galeano, Punset...
     Mentes jóvenes que nos recuerdan que el pensamiento crítico no tiene edad, y alientan la esperanza de que podamos envejecer con dignidad, sin convertirnos en otro de esos nostálgicos del bachillerato antiguo, del tomate de antes y del orden público.
     Definitivamente, el M15M es un movimiento juvenil.


(¿CONTINUARÁ?)

Etiquetas: , , ,

Silencios


     Sorprende el silencio de muchos de nuestros "intelectuales de izquierdas" o "progres de guardia" (según desde donde se disparen los calificativos) en todo este asunto del M15M: tal vez hayan hablado, pero no les he leído. Me sorprende no saber que piensan los actores del No a la guerra (salvo Willy Toledo, que ha hablado y actuado alto y claro), o Antonio Gala, o incluso Fernando Savater. En cuanto a Almudena Grandes (mi progre favorita) ha escrito sobre el tema pero con tal ambigüedad que no es fácil saber qué opina. Eso sí, ayer volvió a deleitarnos con el enésimo artículo sobre la memoria histórica, la reivindicación de la tricolor y los restos del general Franco.
     Y me acuerdo de la frase de Eric Hobsbwam: "Los malos historiadores hablan del pasado para no mirar al presente; los buenos, hablan del presente mientras miran al pasado".
(¿CONTINUARÁ?)

Etiquetas: , ,

De nuevo, a la calle

    En Madrid, en Tenerife, en toda Europa.


    Diez razones para no faltar al #19J          Carlos Carnicero


Se ha iniciado un deslizamiento firme, pacífico y esencialmente democrático para traducir la indignación ciudadana en vectores de cambio hacia un sistema más justo, más solidario, con menores diferencias y que permita que cada ciudadan@ tenga derechos eficaces para acceder a la felicidad. Y este movimiento, que está amenazado por poderosos intereses, no podemos permitir que retroceda y menos aún que se trunque.

Quiero manifestar las diez razones que a mi entender nos convocan a las manifestaciones de mañana a las que creo que no tenemos derecho a dejar de asistir aunque sea por un compromiso elemental de ciudadanía.

Primera:
El sistema del estado de bienestar está al borde del precipicio, sin que los partidos políticos establecidos, los sindicatos y las instituciones de nuestro sistema democrático estén dispuestos a arriesgar nada para impedirlo: sólo la acción ciudadana pacífica, decidida, valiente y constante puede impedir ese derrumbe.

Segunda: Es el momento imprescindible para una enorme demostración de fuerza pacífica, democrática, transversal, basada en la igualdad de tod@s los ciudadan@s, que evidencie que este no es un movimiento pasajero y que todos los intentos de desacreditarlo son baldíos.

Tercera: La demostración de fuerza del 19# debe ser la palanca para un salto cualitativo en la formulación de propuestas realizables. De una hoja de ruta cuya estación término sea alcanzar cuotas de poder y de influencia que permitan poner en marcha el ambicioso plan de reformas de nuestro sistema de convivencia; que frene la inercia –que hoy parece imparable- hacia la injusticia, la marginación de los débiles y el abuso de los poderosos.

Cuarta:
Porque los partidos políticos, las instituciones y los medios de comunicación deben ver la fuerza de este movimiento como un reto pacífico para sus intereses particulares y les obligue a definir si se quieren poner enfrente de este movimiento o quieren caminar hacia la transparencia, la profundización de la democracia –incluida la democracia económica- y una sociedad en donde la delegación de poder no sea un cheque en blanco para que una clase política -alejada de la realidad- haga lo contrario de lo que quieren sus electores en muchos casos.

Quinta: Porque los partidos, los sindicatos, las instituciones de representación y los poderes financieros tienen que entender que se ha acabado el tiempo en que la tecnología de la democracia sirva para lo contrario de para lo que se creo este sistema de representación. No podemos consentir que la democracia se haya convertido, en muchos casos, en la coartada para que quienes manejan las instituciones hagan lo contrario de lo que quieren sus representados, protegidos por un sistema de elección que impide el control de los dirigentes.

Sexta: La Unión Europea, como el sueño de igualdad de todos los ciudadanos del viejo continente, se está hundiendo. Hace falta un revulsivo continental para obligar a un giro radical a la dirección política de la UE para recuperar sus raíces y las razones que impulsaron su creación.

Séptima:
Porque hay que detener la primacía de los mercados sobre la sociedad civil y la soberanía de las sociedades; poner límite a la obscena auto retribución de los grandes ejecutivos que han sustituido la propiedad por la administración egoísta de unas empresas que ni siquiera les pertenecen. Limitar el abanico salarial es un objetivo sin el cual no puede haber democracia económica. Controlar los poderes financieros, una opción inaplazable.

Octava: Porque es necesaria una nueva vertebración de la sociedad democrática, con formas complementarias de representación e intervención en la vida social y política que permita a los ciudadanos el verdadero control de sus representantes. Los partidos deben entender que los cambios producidos en las tecnologías ya no les permiten secuestrar la voluntad de sus militantes ni sus electores. Su pervivencia dependerá de que se adapten a los cambios de esta sociedad.

Novena: Porque los más débiles se están quedando sin protección. Y los adelantos médicos que prolongan la vida no se traducen en mantener por encima de todo el bienestar, la dignidad y la esperanza de nuestros mayores.

Décima:
Porque la Igualdad que teóricamente está garantizada por la ley no está presente en quienes dictan las normas de convivencia para su realización práctica. Tod@s debemos ser iguales en la vida cotidiana, en la vida institucional y en la realización de nuestros sueños.

Por todas estas razones y muchas más que no puedo sintetizar porque forman partes de los sueños legítimos de millones de personas, considero imprescindible asistir mañana a una enorme demostración de fuerza pacífica que además frene de raíz los intentos de desprestigiar nuestros anhelos.

No podría estar más de acuerdo

    (¿CONTINUARÁ?)

Etiquetas: , , ,

Medios, mentiras y cintas de video


     En estos días en que la prensa "seria" publica titulares como:
  • La violencia ante el Parlament mancha las movilizaciones
  • El Parlament se reúne de nuevo tras el asedio de los 'indignados'
  • La violencia fractura al movimiento del 15-M
  • Condena unánime al ataque de los 'indignados' contra los diputados


    Y la más combativa, directamente cosas así:
  • Agreden a un invidente: "Es ciego, pero diputado"
  • Ataque indignante a la democracia en Cataluña
  • El secuestro del Parlamento de Cataluña "no preocupa" a Zapatero

         En estos días en que los políticos astutos aprovechan para montar shows con helicópteros, sabiendo que a los telediarios les encantará.
         En estos días en que muchos miembros del M15M se sienten tentando de echar la culpa al mensajero de algunas malas noticias, y algunos errores propios.

         En estos días, digo, quizá sea oportuno recordar tres o cuatro cosas:
    a) Los medios, sobre todo los grandes medios, son tan partícipes del sistema político como los grandes partidos: juegan al mismo juego, aunque en distintas posiciones sobre la cancha, se necesitan mutuamente, obtienen de los partidos concesiones administrativas imprescindibles para la marcha del negocio (licencias de emisión, publicidad insitucional, etc.) y a cambio ofrecen su apoyo en momentos y asuntos clave. Los periodistas, todos, deben desenvolverse en este contexto, respetando los intereses de los dueños de los medios. Los periodistas, todos, lo saben, empezando por los más honestos y los más críticos (que, como suele ocurrir, acaban en posiciones marginales de sus propios medios).
    b) Además de esto, los medios tienen sus objetivos propios, y sus propias reglas: vender períodicos u obtener audiencias. Por eso, un movimiento como el M15M fue recibido con alegría: una noticia vistosa, de calado, colorida y nueva. ¡Genial! El problema es que empezaron a encontrarse con cosas que les gustaban menos: denuncia de los propios medios, inexistencia de portavoces o cabezas visibles, y sobre todo...una noticia cuyo ciclo vital se agotaba. De ahí que cualquier nueva deriva que genere imágenes espectaculares (helicópteros, policías con porras o políticos increpados) vaya a recibir una atenció mediática mucho mayor que otras, más importantes (asambleas pacíficas en barrios y pueblos, discusiones tediosas, propuestas transformadoras difíciles de explicar), pero que no producen imágenes de impacto o titulares.
    c) Dicho ésto, los miembros del M15M deberían tenerlo muy presente, y actuar con especial cuidado para evitar alimentar esas tendencias; ya he dicho antes que el cerco a las instituciones democráticas me parece una mala idea (incluso un error de cierta gravedad), y lo es entre otras razones porque alimenta un tratamiento mediático criminalizador del M15M. Aunque no es la razón principal, es un dato a tener en cuenta. Asi pues, deberíamos extremar el cuidado para no caer en provocaciones que alimenten los telediarios con imágenes negativas del movimiento, y ser muy conscientes del poder de esos medios. Como a los grandes partidos, no les interesa nada que esto cambie.
    d) Y, sin embargo, no deberíamos seguir echando la culpa al mensajero de los errores propios: no cabe esperar de los grandes medios, ni de los grandes partidos, que se comporten de forma leal y neutral con un movimiento que aspira a limitar su poder. Pero tampoco debe echársele a otros la culpa de los propios errores del movimiento. Cuando los haya (e insisto que a mi me parece que esto del cerco a las instituciones es un error), el movimiento debería tratar de detectarlos con rapidez, rectificar cuanto antes,reconocer las propias responsabilidades y aprender para el futuro.

         Nos jugamos mucho, y los enemigos del movimiento son muchos, poderosos e inteligentes. Afortunadamente, nosotros lo somos más.

    (¿CONTINUARÁ?)

    Etiquetas: , ,

  • Mala idea


         La convocatoria de manifestaciones frente a las asambleas y ayuntamiento, atribuida genérica y no inocentemente por algunos políticos y algunos medios a los "indignados", nace del M15M, y ha sido aprobada por las asambleas. Sin embargo, ha sido una mala idea, no sólo por los brotes de violencia en que han degenerado, sino por el tipo de valores que representa. Entendámonos: sobre el papel, es más que razonable hacerse visibles y patentes en los actos de constitución de asambleas y ayuntamientos. Sin embargo, tienen muy poco que ver con este movimiento --asambleario, declaradamente no violento, democrático-- los actos de cerco, acoso y derribo a los políticos electos. Quienes zarandean a los concejales, increpan a los diputados o cercan las instituciones democráticas en actitud intimidatoria no me representan. No debería representarnos. Nos representan desde luego aún menos que quienes ocupan esos escañoso bancos en los concejos, porque est@s al menos han sido elegidos por el conjunto del cuerpo electoral. Aunque sea tan indocumentados y demagógicos como este Calles . No se olvide, queremos MÁS democracia, no menos.
         No obstante, es cierto que las movilizaciones nacen del M15M: en sus asambleas, y en las decisiones de alguna de las organizaciones que están en el origen del movimiento --como Democracia Real Ya-- , que convocan y apoyan estas manifestaciones (aunque no su deriva violenta,que han condenado expresamente). Tampoco puede negarse que el malestar, incluso la rabia, contra la política de la patritocracia bipartidista, explique que los asistentes a estos actos se dejen arrastrar (o arrastren a otros) a la coacción y la agresión verbal. Con todo, estas movilizaciones no representan el el espíritu original del M15M, en la medida en que:

  • Éste no puede apoyar ni amparar manifestaciones violentas (que el M15M rechaza inequívocamente desde el principio).
  • NI MUCHO MENOS debe participar en el descrédito de las instituciones o la representación democrática, que el M15M no aspira a abolir, sino a trasformar (reformar, si se prefiere) para hacerlas, no menos, sino más democráticas.

         Hay en estas manifestaciones y cercos varios componentes peligrosos, de los que el M15M haría muy bien en desmarcarse de forma radical e inmediata:
  • Hoy por hoy, el cerco a las instituciones o el acoso a los políticos no sólo es ilegal sino que está políticamente injustificado: mientras no se celebren otras elecciones, y por poco que nos gusten, estos cargos electos SON los representantes de la SOBERANIA POPULAR. Es decir, son LA DEMOCRACIA. Una democracia que respetamos y apreciamos tanto que queremos reformarla para tener más.
  • La deriva de estas manifestaciones hacia la DEMAGOGIA es muy fácil, y está al alcance no sólo de "indignados" bienintencionados, sino de cualquier provocador a sueldo de alguien o de los que actúan gratis. Y el M15M ha sido particularmente cuidadoso con la provocación y la demagogia, y debe seguir siéndolo.
  • Igualmente fácil resulta la deriva hacia la VIOLENCIA, cuyo rechazo constituye una seña de identidad clave del M15M desde el principio, y una de sus principales (y pocas) fuentes de legitimidad política. Un capital que no debe ponerse en juego.


         El funcionamiento asambleario se presta especialmente a la adopción de consensos no siempre prudentes ni bien meditados. Pero es uno de los grandes activos del movimiento, al que no debería renunciarse. Pero tampoco es razonable no reconocer los errores, cuando se cometen, y rectificarlos. Sería casi milagroso que un movimiento joven, con poca organización y ningún think tank o comité federal específico no cometiera errores. De hecho, lo sorprendente es que estos errores hayan sido muy pocos, hasta ahora.

         Por ello, sería importante que las Asambleas próximas a celebrarse pusieran especial cuidado en:
  • Desmarcarse de toda acción violenta (aunque sea de violencia verbal).
  • Renunciar voluntariamente a convocar manifestaciones en torno a las sedes de las instituciones democráticas (y me refiero a parlamentos y ayuntamientos), sin abandonar por ello los centros simbólicos del movimiento ciudadano: las plazas.
  • Hacer un esfuerzo para difundir entre la ciudadanía esta doble decisión, para evitar las manipulaciones y descrédito que ya están comenzando amparándose en este asunto.

         Como siempre, opiniones y propuestas personales.

    (¿CONTINUARÁ?)

    Etiquetas: , , ,

  • Señas de identidad


         Estoy trabajando en una versión ampliada del panfleto Contra la resignación (ver más abajo). Mientras tenga algo con más sustancia para colgar, se me ocurre compartir una observación.
         Como sabemos casi todos, la reivindicación de la II República, sus símbolos, su historia, sus heroes y sus mártires (sin ninguna ironía sea dicho) forma parte del núcleo duro de las señas de identidad de la izquierda española desde hace muchos años. De las lógicas que llevan a esa reivindicación, no tengo nada malo que decir: las entiendo, las comparto, las apoyo y las respeto.
         De lo que no estoy tan seguro, en cambio, es de que la reivindicación de esas señas, y del republicanismo como bandera, sean muy operativas, útiles, inteligentes o necesarias en los tiempos que corren. Siendo como soy republicano por educación y principios, no me parece que este sea un asunto ni medianamente capital, ni urgente, ni siquiera importante en nuestra actual situación política. Considero que el Monarca se ha ganado razonablemente el curro, y que la alternativa de tener un presidente de la república tiene hoy por hoy casi más inconvenientes que ventajas.
         Y además me da que esta postura es compartida por muchos de nuestros conciudadanos que, sinceramente, dan la impresión de estar la mar de a gusto con nuestros Borbones y arrimados.
         Así las cosas, me chocó mucho --y me impresionó muy favorablemente-- comprobar como el debate monarquía/república parece bastante ajeno al M15M, que la tricolor aparece muy rara vez en las camisetas de los participantes (y no la he visto en las pancartas), que el tema no ha cobrado vuelo en las asambleas. Lo cual, a mi entender, es otra muestra más de la inteligencia de este movimiento y de la eficacia de las asambleas para adoptar decisiones sensatas.
         Dicho lo cual, no me resisto a dejar aquí la única muestra de republicanismo, en forma de cartelito, que vi en Sol en todos estos días:

    Felipe&Letizia: id buscando curro.



    (¿CONTINUARÁ?)
    © foto: Santi Ochoa
    (un argumento más: me ha costado horrores encontrar esta foto entre las de Santi)

    Etiquetas: , , ,

    Lemas


         Uno de mis favoritos de la República de Sol. El punto justo de pedantería e ironía. Cada uno, como lo que es.
    (¿CONTINUARÁ?)
    ilustración: MH

    Etiquetas: , , ,

    El movimiento...


    ...se demuestra andando (aunque no todo el mundo se sepa el dicho).
         El caso es que aparte de reflexionar, opinar y leer sobre el M15M, lo que más me ha llegado es la apelación (a todos nosotros) a echar a andar, a involucrarnos en la medida de nuestras posibilidades, a arrimar el hombro, dar un paso al frente, echar una mano, tener algo de cintura (y buen culo para las asambleas sentados en la acera), ponerle corazón pero también cabeza, frenar la lengua y, también, ¿por qué no? echarle huevos/ovarios. O sea, poner el cuerpo a trabajar, no solo el cerebro.
         Así que aquí me tenéis, buscando compatibilizar horarios para visitar Sol (¡gran decisión la de levantar la acampada así y ahora!), o hasta Plaza Cataluña, la asamblea de mi barrio y ahora uno de los grupos de trabajo de ésta.
         Cualquiera que conozca las actuales, o se haya chupado horas de las viejas, sabe que las asambleas son tediosas a menudo, dispersas, fáciles de reventar y difíciles de conducir...pero veo tanta voluntad de participar, tanta sensatez colectiva, tanta necesidad de transformar lo básico y al mismo tiempo tan poca urgencia, tanta calma y tan poca resignación...que cada vez que me siento tentado de cabrearme con las dos horas largas en las que apenas se ha decidido nada pienso:
         a) peor era antes, que tampoco decidíamos nada y cada uno andaba en su casa;
         b) los procedimientos están, la voluntad está: saldrán los consensos;
         c) Y sobre todo: ¿cuántas veces no habré sentido el malestar de no estar trabajando para todos, no sólo para mi, ni siquiera para otros pocos concretos? ¿Cuántas veces no he tenido que desoirla, ante la decepción con los cauces para materializar esa necesidad? Y ahora que me creo el cauce, y me creo la llamada ¿voy a mantenerme a la espera? ¡Ni de coña!
        (¿CONTINUARÁ?)

    Etiquetas: , , ,

    Minimudanza


         A la vista de que últimamente ando un poco monotemático con el dichoso M15M, se me ha ocurrido que voy a derivar a otro lado los textos políticos (m15.blogspot.com) y esto lo seguiré reservando para lo de siempre. Seguiré actualizando, y demás, aunque tal vez menos a menudo. Pero, ya sabéis, aquí siempre en familia.
    Vaya, éste es el segundo spin-off de Ideas Brillantes. Definitivamente, me hago mayor.

    ilustración: MH

    Etiquetas: , ,

    ¿La hora de la audacia? (y de la modestia)


        
    Trato de enviar una carta al director de El País (¡qué difícil es dar salida a opinión en nuestros medios!), cuando descubro que William Lyon lo había dicho antes, más breve y mejor dicho:

        Si de verdad los socialistas quieren recuperar el terreno perdido,sugiero que establezcan inmediamente una comisión para contactar con
    los demócratas de la República de Sol y su movimiento naciente. Nopara dirigirles ni absorberles, sino para escucharles. A lo mejor escuchando, el PSOE oiga esa música tan lejana de sus propios orígenes.- William Lyon. Madrid.

        Así que me descubro ante los que saben (a Lyon ya le he leido antes con gusto, artículos sobre guiris y toros), y dejo abajo lo mío, como muestra de cómo decir lo mismo más tarde, más largo y peor dicho.


        Es sabido que Rubalcaba fue velocista en su juventud, y obtuvo un subcampeonato de España en los 100 metros, con una marca de 11,2, más que respetable para 1975. Con el tiempo, sin embargo, se ha convertido en un corredor de fondo de la política española: tenaz, honesto, sobrio, sólido, pausado. Pero ¿y si guardara aún dentro la explosividad y la audacia del velocista?
        Dada la situación actual del PSOE, a las puertas de una muerte electoral más que anunciada (algunos hasta publican a diario las esquelas, quizá algo anticipadamente), tal vez sea el momento de un golpe de audacia. El más evidente sería hacer suyas una parte de las reivindicaciones de los miles de ciudadanos indignados que en las últimas semanas han tomado las plazas de ciudades, pueblos y barrios, y en concreto aquellas que afectan a la esfera en la que se ha desenvuelto Rubalcaba desde hace muchos años: la política. Entiendo que alguna de las reformas de la ley electoral que proponen los llamados "indignados" --distritos electorales más amplios que primen la representación proporcional al voto real, voto en blanco traducible
    en escaños vacíos, listas abiertas, exclusión legal de los imputados por corrupción-- son razonables, posibles y saludables. Y más saludable aun sería que las hiciera suyas alguno de los grandes partidos, demostrando de paso que el compromiso con la profundización en la democracia no es solo cosa del Movimiento 15M. A mi entender hay
    réditos electorales y políticos para quien decida tomar (en serio) ese camino, y así lo muestra el ascenso de UPyD, aunque también es obvio que deberá sortear muchos escollos, empezando por los temores de los aparatos de los partidos.
        Es más, si yo fuera Rajoy también me plantearía esa jugada, aunque dudo de que sea capaz de convencer al PP, y menos con el horizonte de una victoria electoral que esperan arrolladora.
        Zapatero dio en su momento muestras de audacia recogiendo
    el sentir del movimiento del No a la guerra y ordenando retirar las
    tropas españolas de Irak. ¿Habrá llegado la hora de la audacia para
    Rubalcaba?


    (¿CONTINUARÁ?)

    Etiquetas: , , ,

    ¿Un globo que se deshincha?


         La semana pasada tuve ocasión de estar en Barcelona, y pasé a menudo por la acampada de Plaza Cataluña. Encontré allí el mismo hastío activo de Puerta del Sol, aunque con un perfil un poco menos diverso --más joven, más altermundistas, más rastas y crestas-- y algo más radical. Con todo, el espíritu de participación, la vivacidad de las asambleas, la determinación de hacer algo y el funcionamiento en subcomisioens y en la red, son comunes, y auguran buenas cosas para el M15M.
         La brutal y estúpida intervención de la policía, enviada a desalojar por el conseller Felipe Puig --otro nombre a engrosar la lista de polizontes con poca cintura y menos aversión aún a la sangre ajena, una larga lista que arranca con Calomarde y pasa por Fraga-- ha supuesto sin embargo un balón de oxígeno para los indignados de Barcelona, que han resucitado una solidaridad que estaba empezando a flaquear.
         De vuelta a Madrid, paso de nuevo por Sol, donde comienzan a aflorar el cansancio en las asambleas (no así en las comisiones) y ciertos problemas de convivencia en torno a la acampada, que quizás habría que ir pensando en levantar. A cambio, la decisión de trasladar a barrios y pueblos la actividad de las asambleas ha resultado un gran acierto: en Retiro (un barrio que vota PP mayoritariamente) se reunieron cerca de seiscientas personas el pasado sábado, y la convocatoria se repetirá mañana. Es solo un botón de muestra.
         Con todo, empieza a ser urgente plantear algunas líneas de actuación para garantizar el futuro del movimiento, e impedir que se deshinche el globo para gran contento de Botines, Aguirres, Piomoas y Rubalcabas. Muchas de estas líneas están ya sobre el tapete, en el orden del día de las asambleas y comisiones, en los foros de discusión.Entre ellas:
  • extender las asambleas a los barrios y los pueblos.
  • movilizarse en defensa de las causas más concretas y ligadas al origen del movimiento: contra los desahucios por impago de hipotecas, por la reforma de la ley electoral, por la movilidad en la ciudad.
  • seguir trabajando en la propaganda y movilización: la marcha desde los barrios y pueblos hacia Sol convocada el 19 de mayo es un primer hito, que puede ser muy importante.

         Otras no están aún tan bien definidas, pero empiezan a resultar urgentes:
  • atraer a gentes con experiencia organizativa de todas las edades, todos los pelajes y muchas ideologías. Y eso incluye tratar de movilizar en apoyo del movimiento a intelectuales y figuras públicas a cuya puerta puede que aun no hayamos llamado.
  • articular un programa de mínimos, que pueda hacer avanzar el movimiento en sus objetivos amplios (al tiempo que se sigue trabajando en los objetivos y organización locales).
  • establecer algún tipo de colaboración con entidades y grupos que puedan estar interesados en colaborar en aspectos concretos: desde partidos como UPyD o IU para avanzar la reforma electoral, hasta sindicatos (en la medida que estén dispuestos a prestar ayuda, no a controlar el M15M), asociaciones de vecinos, ONGs, movimientos sociales organizados.
  • decidir la forma y el momento de desmontar la acampada, sin renunciar a la ocupación estable (pero quizá no permanente) de las plazas, de forma que sea un éxito más para el movimiento, y no para sus enemigos.

         Son, como siempre, opiniones personales. Y como siempre, con la esperanza de transformación que encendió este M15M desde sus primeros días.

        
    (¿CONTINUARÁ?)

    Etiquetas: , , ,