<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://draft.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6937146\x26blogName\x3dIdeas+brillantes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ideasbrillantes.blogspot.com/\x26vt\x3d7719204394931747143', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

« Home | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next » | Next »

Juegos de cartas (y 4)






    Aquella noche, antes de dormirnos, entró el Padre a leernos el cuento. Tras el colorín-colorado, estuvo hablando con el Microbio y conmigo. Le preguntó que por qué no quería escribir a la Madre, y Jonás dijo que lo que tenía que hacer ella era venir con nosotros y no ser tan imbécil de haberse dejado atrapar por los polis, y que con la mierda de las cartas no íbamos a conseguir que saliera antes. El Padre nos preguntó si nos acordábamos de la peli del pájaro de Alcatraz.
    Yo sí me acordaba. Era de Burt Lancaster, pero no de piratas como El temible burlón, sino que era un preso que como se aburre y para no meterse en líos se pone a criar pájaros en su celda y acaba reuniendo un montón de ellos y aprendiendo todo lo que se puede aprender sobre los pájaros, aunque a veces le da pena que estén enjaulados como él. La habían puesto en la tele hacía poco, y en casa a todos nos gustaba Burt Lancaster. Era mi segundo actor favorito, después de Lee Marvin, que era genial.
    --Pues para la Madre, las cartas que le mandamos son como los pájaros del hombre de Alcatraz: – nos explicó.— un montón de plumas que le recuerda que la vida sigue fuera, y que algún día, seguro que muy pronto, ella volverá para compartirla con vosotros. ¿Entiendes, Jonás?
    El Microbio no dijo nada. Yo creo que lo que el Padre nos contó si era una metáfora, como si las cartas fueran pájaros con sellos. Pero a la mañana siguiente, antes de ir al colegio, le escribió una cuartilla a la Madre. Terminaba mandándole montones de besos y diciéndole que a veces uno no es imbécil aunque se deje coger.
    A mi la tía Mari me devolvió la parte donde explicaba lo de polis y cacos. Y al suertudo del Microbio le levantaron el castigo.




foto: MH

Etiquetas: ,

0 opinan

Responde